Global Humanitaria está llevando ayuda de emergencia a Afganistán para la población víctima el terremoto que causó más de 1.000 muertos, 1.500 heridos y más de 2.0000 viviendas destruidas. La mayoría de los hogares damnificados, por la catástrofe, pertenecen a comunidades en las que la agricultura es la principal fuente de ingresos y el principal suministro de alimentos.

Así, con el apoyo local de ¨The Pakistan International Human Rights Organization (PIHRO) , se ha movilizado para proteger y asistir, mediante la prestación de asistencia alimentaria, a las comunidades más aisladas y afectadas por la catástrofe natural.

Arroz, alubias, garbanzos, lentejas, aceite, té verde, dátiles y harina de trigo se han enviado y entregado en un cargamento de 800 paquetes de alimentos en Paktika, que cubrirán las necesidades alimentarias de 800 familias afganas, durante al menos 30 días. 

Global HUmanitaria y PHIRO ya trabajan en alianza en la rehabilitcaión del Hospital de Phulra (Pakistán) para mejorar el acceso y la a servicios sanitarios de más de 1.500, residentes locales y familias desplazadas afganas, por mes.

Pobreza

La población afgana afronta, desde hace décadas, una pobreza crónica, conflictos políticos y económicos, vulneración de los derechos humanos, fuertes monzones,  sequias y una comunidad internacional que paralizó los envíos de fondos humanitarios, entre otros factores. 

Según últimos datos, el 95% de la población afgana no tiene suficiente comida, mientras que más de la mitad de la población se enfrenta al hambre extrema y generalizada.  Unos 4 millones de niños sufren desnutrición grave y al menos uno está al borde de la extrema debilidad física, provocada por la falta de alimentos. 

Imagen: El envío de ayuda alimentaria, ha podido cerrarse estos días en Paktika con el apoyo de organizaciones como PHIRO (Global Humanitaria/PHIRO)